GRABACIÓN VOZ EN OFF Y DÍA 35, ÚLTIMO DE RODAJE.

 

álbum principal regina071

Dos pasos más.

El martes grabamos la voz en off.

Hoy hemos rodado los planos que faltaban.

El primer plano  de este documental, como me acaba de recordar Raúl, se grabó en noviembre del 2015. El último, después de muchas vicisitudes, se ha rodado en abril del 2018.

Y ha sido, curiosamente, una fotografía de Regina. Con el descubrimiento de una cámara de fuelle que ella conservaba y el hallazgo de muchas de sus fotografías y de trozos de papel que guardó durante toda su vida, empecé a escribir esta historia. Es justo que sea con ella con la que se termine el rodaje. Un círculo que se cierra.

Queda todavía mucho por hacer, muchos círculos que trazar, pero tengo la sensación de que ya nos encontramos en el tramo final. ¡Que así sea!

 

 

Anuncios

CONTINÚA…

descarga

Tras muchas vicisitudes puedo escribir que el documental continúa su camino. Me alegra poder decirlo. Con heridas por curar, pero todavía vivo. Seguimos en la fase de post-producción. Y mientras hay vida…

En primer lugar, tras consultar la opinión de diferentes personas, más o menos ajenas al desarrollo del documental, terminaremos el montaje de imagen de una cuarta versión. Tendremos que grabar los planos que nos queden, concluir la post-producción de imagen y hacer el etalonaje.

Por otro lado, tras encontrar a las personas adecuadas o a la persona adecuada, se hará la voz en off en estudio y el montaje de sonido. Posteriormente, se pagarán los derechos de autor de las canciones que aparecerían en el documental.

Faltaría distribuirlo y que pueda llegar a los festivales o a los cines -¿por qué no soñar?-; pero eso ya es otra historia.

Queda mucho trabajo. Me he puesto septiembre como límite -ya que a partir de ese momento tendré muy poco tiempo; vuelvo a mi puesto de profesor de latín-. Aunque sé que es inútil poner una fecha; ya lo he descubierto a lo largo de estos tres años, porque terminar este documental depende de factores que yo no controlo: disponibilidad de las personas que trabajen en el proyecto, presupuesto que tenga a mi disposición, errores propios y ajenos a mí.

Si es posible tenerlo concluido en septiembre, perfecto; si no, algún día se terminará… sea en el 2019 o en el 2020. No me desesperaré. No he llegado hasta aquí, no hemos llegado hasta aquí para desfallecer en el último tramo. Y no lo haré. Y no lo haremos.

Un abrazo a todos.

Santiago Solera.

 

LO SIENTO.

color-negro

No sé cómo empezar esta última entrada del blog, ni qué palabras utilizar para confesar que os he defraudado. A todos.

No he estado a la altura. Lo siento. He saboteado y he hecho saltar por los aires la posibilidad de hacer y terminar un documental sobre mis padres, sobre mi madre. Como se diría en lenguaje vulgar: “La he cagado”. Personalmente, cuando os vea, uno a uno, os diré las razones y volveré a pediros disculpas, aunque ahora, tres horas después de la “cagada”, necesito hacerlo de manera colectiva.

Os pido disculpas a todos. Por supuesto, en primer lugar, a Raúl, mi hermano, que tanto trabajo ha llevado a cabo, trabajo que no tendrá sus frutos.

Pido disculpas a todos los que participasteis detrás de la cámara o en la sala de sonido. El esfuerzo y el tiempo que le dedicasteis caerá en saco roto y sólo hay un responsable: yo mismo.

Pido disculpas a todos los que fuisteis entrevistados: a Víctor y a Lorenzo, mis tíos, a toda la gente del Colegio de Huérfanos de la Policía que nos dio tantas facilidades. Sólo pensar en vosotros y en la decepción que supone no poder terminar este documental, me hace sentirme mucho peor. Regina Maza, Maribel, lo siento, de verdad me hubiera gustado haberlo terminado.

Pido disculpas a Ilkhi, a Begoña, a Maricarmen y a Rafael, a Irene, Alicia y Elena, a Máximo, a Jesús, a Moisés, a Almudena, a Pilar, a Francesco y Francesca y a otros a los que pueda olvidar y que estuvieran en las entrevistas o que apoyaron de alguna manera este documental. Lo siento. Pusisteis vuestra ilusión, optimismo y generosidad. Y os he decepcionado.

Y pido disculpas a mi padre y a mi madre. No he estado a la altura. Lo sé. En el fondo, quería hacer un documental del que os sintierais orgullosos, -aunque no os gustara o no lo entendierais- una obra de la que pudierais decir, si estuvierais vivos: “Lo hizo mi hijo; lo hicieron mis hijos”. No he sido capaz.

Lo siento, mamá. Lo siento, papá. No he podido. No sabéis cuánto lo siento…

La vida seguirá. No hay otra. Sin embargo, sé que algo se ha roto, se ha terminado. Y no hay vuelta atrás.

¿Qué más puedo decir? Nada más. Se acabó.

UNA PAUSA

pause-940620_1920

Cuando comencé este blog me comprometí a escribir lo que sentía, porque en el fondo, el origen de este documental fue complejo y doloroso, emocional y muy personal. Y este blog no puede ocultarlo y no debe.

No tuvo un buen comienzo: fue la muerte de mi madre. Terrible, brutal, cruel. Durante el 2015, escribí un guion, pero no sabía lo que quería contar. Intuía los temas, pero faltaba lo esencial. Madurar -después de un cambio en tu vida tan radical y una pérdida tan profunda-, requiere de un tiempo largo y, a veces, pueden ser años…

Se rodó -porque era necesario-, en el 2016, pero se cometieron errores. Los cometí. No asumí una responsabilidad que debí haber tomado entonces. Se salvaron dificultades por la buena voluntad de todos, pero los problemas seguían existiendo; sólo quedaron en suspenso, se ocultaron. Durante el montaje, entre abril y junio del 2017, esos conflictos han estallado, han salido a la luz…

Ahora sé lo que quiero contar, -¡¡¡por fin!!!- pero –¡qué ironía!- los errores cometidos, y, sobre todo, los que yo cometí, pueden llevarnos a un final doloroso y triste para todos.

Es necesaria una pausa; no sé cuánto tiempo, pero la necesitamos, para que luego se hable del siguiente paso o de si va a haber siguiente paso…

Espero que el tiempo y la distancia nos ayuden; y si no, bueno, la vida siempre es más importante que cualquier documental.

Siempre.

 

MI PADRE

 

IMG_9404

Hace dos años empecé a escribir sobre mi madre. El punto de partida era ella; de alguna manera, el punto final también lo será. No veremos una línea recta, sino un círculo.

Sin embargo, en el camino mi padre exige una presencia que yo no quería o podía darle… hasta ahora.

Durante el montaje me pide, como José Sinde, Rafael o Alejandro su espacio, pero su espacio es muy grande… Algunos fantasmas remueven nuestras entrañas y nos desangran…

Tendrá ese espacio, sin duda. No puedo evitarlo. Y es bueno que así sea.

Quiere salir de la oscuridad. Tal vez entonces pueda reconciliarme con él… 

ANIVERSARIOS

 

pwn_900

Fechas en el calendario: nacimientos, muertes…: aniversarios.

Hace unos días, a principios de mes, comenzamos la segunda versión del montaje. Tal vez en junio o julio podamos sentirnos satisfechos. No será definitivo, pero ya tendremos un punto de partida. Limar asperezas, mejorar las transiciones, cortar, eliminar, seleccionar, recolocar. La voz en off, el sonido, la música… La posproducción es un largo camino. Falta aún mucho por hacer.

Quizá la novedad es que hay una nueva estructura; se empieza a distinguir lo que queremos contar y cómo lo queremos contar. Como si hasta ahora toda la hojarasca nos hubiera impedido ver el cogollo. Sólo el tiempo, el paso del tiempo permite ver con más claridad lo que antes me parecía oscuro y confuso.

Precisamente en junio se cumplen dos años y medio de su muerte. Y el tiempo no se detiene. Hace un año rodábamos en Barcelona y también en Lozoyuela con Lorenzo, mi tío; en Tarancón con Máximo y Jesús, en la casa de Begoña y de Maricarmen, en el colegio de Huérfanos con Maribel, Emilio y Juan; en Gandía, en Móstoles, y con Víctor, mi tío, y en la casa de Irene con sus hermanas, Elena y Alicia o en la de Cidalia, en Arosa con Francesco y Francesca. Ahora veo otra vez esas mismas imágenes, las que estamos montando, a las que estamos dándoles un sentido…  Buscamos que esas imágenes en movimiento, las que vivimos hace un año, nos emocionen, nos conmuevan hoy y ahora. Y mañana. Que no se queden fijas, que fluyan…

Ha pasado un año. Ya no somos los mismos, por supuesto. Cambiamos.

En este año he vivido un par de nacimientos en mi entorno: dos parejas de amigos. Una de las niñas nació a finales de septiembre en Madrid. La otra en Holanda a mediados de diciembre. Entre los que participaron en el documental, hay quien recordará al hermano que se marchó en enero; otro, a la madre a la que despidió a finales de diciembre.

Ellos se quedan parados en el tiempo, mientras nosotros avanzamos. O volvemos a recuperarlos en cada aniversario. Comenzamos. Retornamos. Seguimos.

Los cumpleaños se suceden, los comienzos: cuarenta y dos años, cuarenta y cinco, cuarenta y seis, cincuenta y cinco, sesenta y nueve, treinta y tres, ventiuno… un año.

Y el día que ellos nos dejaron: dos años y medio, dos años, seis meses, cuatro meses.

Los finales y los comienzos. El círculo de la vida gira, gira, gira…

Avanzamos, sí, pero con ellos…

 

 

 

 

REGINA Y EL TRIBUNAL ESPECIAL PARA LA REPRESIÓN DE LA MASONERÍA Y EL COMUNISMO

investigación regina 1946d

 

En los Pirineos desde 1944 grupos de guerrilleros tras terminar la guerra civil invadieron en varias ocasiones territorio español con la intención de movilizar a la población contra el franquismo. El partido comunista organizó una guerrilla urbana a partir de 1944 tanto en Madrid como en Barcelona -en Madrid sólo duró hasta 1948; en Barcelona hasta los años sesenta-.

25 de febrero de 1946.

El franquismo como respuesta intensificó la represión. Una de las acciones fue abrir nuevos expedientes y buscar documentación en los archivos. El 25 de febrero de 1946 el Tribunal especial para la represión de la masonería y el comunismo encontró un documento en la Escuela Provincial de Cuenca fechado el 7 de agosto de 1938. Era un curso del Partido Comunista. En ninguna parte aparece el contenido de ese curso aunque puedo elucubrar que fue o para terminar la secundaria o un curso de enfermería. Una de sus alumnas fue Regina Solera Pérez, mi tía-abuela.

Entre los datos se menciona que durante la guerra era enfermera y que había realizado trabajos en el campo, que en su familia se respiraba ambiente republicano y que se había afiliado al partido comunista a fines del 37. Eso sí, “con muy poco trabajo realizado e influencia y prestigio regulares”. Como conclusión el informe termina así: “Le gusta el trabajo sanitario y de obrera de guerra”. 

Con algo tan nimio se inicia la investigación, empiezan a engordar una bola. En primer lugar comprueban si tiene antecedentes o se encuentra en prisión. El 1 de marzo constatan que nunca ha estado en la cárcel.

El 30 de abril -casi dos meses después- la Dirección General de la Guardia Civil proporciona unos datos que se repetirán una y otra vez en los informes posteriores -es como un copia y pega de la época-; nadie se preocupara de confirmar esos datos iniciales; se dan por hechos, sin más. Se dice que perteneció al partido comunista y al Socorro Rojo Internacional -en resumen, que estaba afiliada como muchos otros y que fue enfermera-. La novedad es que se comenta lo siguiente: “…que fue propagandista de dicho partido haciendo salidas en coche acompañada de milicianos a recorrer pueblos, estando considerada como elemento peligroso para la Causa Nacional, ignorándose en la actualidad su paradero…”

No la encuentran ni en Cuenca ni en Tarancón. Ella, en ese momento, vivía en Madrid. Era sirvienta en una casa, la del fiscal del Tribunal Superior franquista, el Sr. José Gónzalez Donoso que en 1952 recibiría la Cruz de Honor de la Orden de San Raimundo de Peñafort. No parece que buscaran en Madrid. Todavía.

Como no la encuentran piden informes en Tarancón. Era lo habitual. A la Guardia Civil, a la Falange, al ayuntamiento. Sin embargo, excepto la guardia civil no añaden nada que no aparezca ya en un informe del 1 de mayo de 1946 de la Dirección General de Seguridad, hijo putativo del informe de la Guardia Civil del día anterior -todos lo copian  palabra por palabra- en el que se habla de que participó en “requisas” (sic), “salidas en coche a los pueblos comarcales” y que “como partícipe de la revolución comunista fue detenida y encarcelada”. No tengo muy claro a qué se refiere. ¿Tal vez el golpe de Casado que sucedió el 5 de marzo de 1939 un mes antes del final de la guerra? ¿Hubo detenciones y encarcelamientos de células o miembros del partido comunista en Tarancón? No hay testimonios que corroboren tales detenciones. La guardia civil de Tarancón dice que fue detenida en la cárcel de Uclés. ¿Fue así? ¿Horas, días? ¿No queda registro porque se quemaron papeles o en el caos del final de la República ni siquiera fue ingresada como tal?

El informe continúa. “…Marchándose de Tarancón a la entrada de las Tropas Nacionales…”. Y fue a Madrid. Vivió en casa de su hermana Críspula y su marido e hijas. Encontró trabajo como sirvienta en varias casas.  “Se cree que reside en Madrid y está considerada como desafecta y peligrosa y muy probablemente inductora y colaborada en propaganda comunista…”. ¿Regina sería una espía comunista infiltrada? Lo dudo. Bastante tenía con sobrevivir a la carestía. En noviembre del 39 se enamoró de un chico llamada José Sinde Gómez afiliado a la CNT durante la guerra, que fue encarcelado en febrero del 40, acusado de deserción, entre otras lindezas. José salió de la cárcel de Santa Rita, tras pasar por el penal del Dueso, en enero del 44. Fueron novios hasta su fallecimiento en junio del 45.

El informe hace una valoración del curso en el que dice: “…fue a Cuenca por el Radio de Tarancón a la escuela de Capacitación, no distinguiéndose mucho en su cometido…” -no sé cómo se atreve a dar una opinión sobre sus capacidades; imagino que tendrían sus notas. ¿Existirá todavía un documento con las notas de ese curso?-

La Guardia Civil de Tarancón, escrito a mano, -no tendrían máquina de escribir o no sabrían utilizarla- proporciona un dato más. Extraño. Comenta que al inicio de la guerra fue al frente de Teruel. ¿Pudo ser que acompañara a su hermano Severiano a unas milicias que subieron a la sierra entre Guadalajara y Teruel para impedir el paso de nacionales? ¿O que visitara a su hermano Víctor que estuvo en el frente de Teruel entre septiembre y diciembre de 1936?

Como escribe Máximo Molina -y le robo sus palabras- “Madejas enmarañadas son las historias olvidadas…”

No encuentran a “la citada individua…”(sic) en Madrid, aunque la sitúan allí a finales de mayo. Es decir, sabían perfectamente dónde estaba. Regina, la individua en cuestión, en busca y captura…

Y el 24 de junio de repente un juez instructor considera que los hechos “carecen de valoración jurídica a los fines represivos… y estima proceder al archivo provisional de las presentes actuaciones…”

¿Qué ha ocurrido? Volvamos a la casa del juez del Tribunal Supremo. Esto que voy a escribir, por supuesto, es una hipótesis. Una invención. El juez -recordemos que es un alto cargo de la Administración franquista- ha sido informado de la investigación. Conoce a Regina, ha hablado con ella; sabe que no tiene vínculos actualmente con el partido comunista, conoce las patrañas que sirven para meter a la gente en la cárcel -él mismo ha firmado y alentado muchas de ellas-; tampoco le interesa que su nombre salga en estos papeles. Además se ha encariñado con esta mujer; le parece una buena trabajadora y honrada. En fin, le basta con mover algunos hilos, llamar al juez instructor, comentarlo sutilmente en el tribunal de la represión contra la masonería y el comunismo…

En junio se admite tras pasar por varias instancias el archivo provisional de la causa. En enero del 47 se hace definitivo.

Regina nunca nos dijo nada. Se casaría años después con otra víctima del franquismo -Regina era de ideas fijas, según parece-. Votaría socialista -cuando el socialismo no era lo que es ahora-, pero no nos contó ni sus “actividades” durante la guerra civil ni la investigación a la que fue sometida durante los meses de febrero a junio de 1946. Tal vez no le diera importancia o ni siquiera lo supiera -poco probable- o decidiera enterrarlo definitivamente…

28 de marzo 2017.

El Archivo de la Guerra Civil de Salamanca me envía la documentación relativa a Regina Solera Pérez.

Descubro lo que fue olvidado y enterrado.